Consejo de Aragón



(Hist. Contemp.) Órgano de administración y de gobierno en el Aragón republicano durante la primera etapa de la guerra civil (octubre 1936-agosto 1937) Después del 18 de julio , la mitad oriental de Aragón queda separada de su habitual centro económico, político y administrativo, Zaragoza, y en gran parte también de Madrid y del gobierno central de la República . Las necesidades militares de la guerra  hacen que Aragón se vea ocupado hasta la línea vertical de frente por columnas militares procedentes de Barcelona, en buena medida controladas por organizaciones y dirigentes anarcosindicalistas . Por otra parte, la situación política supone que los pueblos y comarcas de esta parte de Aragón reorganicen sus ayuntamientos y sus órganos de gobierno a base de las fuerzas políticas integrantes del Frente Popular , y de una C.N.T.  que, en muchos casos, dispone de cierta hegemonía local.
La necesidad de organizar la vida económica y social de unas comarcas privadas de su centros naturales económicos y administrativos tiene por resultado la emergencia de un mínimo sistema de organización y de gobierno. Desde octubre de 1936, fuerzas políticas y representaciones locales y regionales constituyen el Consejo Regional de Defensa, con capital primero en Fraga y definitivamente en Caspe, y que preside el militante cenetista Joaquín Ascaso . A principios de noviembre de 1936, el presidente del Consejo viaja a Madrid, donde se entrevista con el presidente del gobierno de la República, Largo Caballero, y declara que el nacimiento del Consejo se debe a lo anormal de las circunstancias: «En condiciones normales nos hubiéramos limitado a pedir la aprobación rápida, como se ha hecho con el Estatuto Vasco, del Estatuto Aragonés». El mismo Gaspar Torrente Buscar voz... saluda la formación del Consejo de Aragón, señalando la continuidad que supone con las anteriores campañas autonomistas.
El gobierno del Frente Popular reconoce legalmente la existencia y el ámbito de jurisdicción del Consejo de Aragón en el mes de diciembre, y bajo la presidencia de Ascaso se concentra en Caspe un rudimentario aparato de gobierno compuesto por trece consejerías, un órgano diario de prensa desde enero del 37Nuevo Aragón —, un Boletín oficial , etc. Con la hegemonía de la C.N.T., al disponer de 6 carteras más la Presidencia, queda constituido de la siguiente manera:
Presidencia: Joaquín Ascaso, C.N.T.

Orden Público: Adolfo Ballano, C.N.T. 
Información y propaganda: Evaristo Viñuales, C.N.T. 
Agricultura: Adolfo Arnal, C.N.T. 
Trabajo: Miguel Chueca, C.N.T. 
Transportes y comunicaciones: Luis Montolíu, C.N.T. 
Economía y Abastos: Evelio Martínez, C.N.T. 
Justicia: José I. Mantecón, I.R. 
Hacienda: Jesús Gracia, I.R. 
Cultura: Manuel Latorre, U.G.T. 
Obras Públicas: José Ruiz Borao, U.G.T.
Sanidad y Asistencia Social: José Duque, P.C. 
Industria y Comercio: Custodio Peñarrocha, P.C. 
Secretario General: Benito Pabón

En su primera declaración política se señala como objetivo el de estructurar y vigorizar la nueva economía, y «recoger el afán colectivista respetando al pequeño industrial y al pequeño campesino», así como colaborar con el gobierno nacional en la guerra contra los «nacionalistas».
Las relaciones más intensas las establece el Consejo de Aragón con la Generalitat de Cataluña. El Consejero de Abastos del Gobierno catalán, Comorera, visita Caspe en enero de 1937, concertando un intercambio de productos agrícolas y minerales aragoneses con elaboraciones industriales de Cataluña. A finales de mes es el Consejo de Aragón quien marcha a Barcelona, celebrándose entrevistas entre Ascaso y Companys; en julio es Companys, acompañado por Tarradellas, quien gira visita a Caspe.
En el verano de 1937, los nuevos planteamientos políticos y militares del gobierno del Frente Popular presidido por Negrín tienen como consecuencia la promulgación de un decreto de 18 de agosto que dispone la disolución del Consejo de Aragón y deroga el decreto de 11-XII-1936 que lo creaba, nombrando gobernador general de Aragón a José Ignacio Mantecón. El aparato de gobierno y de administración que fue el Consejo de Aragón duró poco más de seis meses, y a pesar de sus muchos defectos e insuficiencias fue un órgano necesario surgido en una situación de necesidad.

http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=13269


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada